Un amor redondo

(Por Déborah Puebla)


El recreo te da esa sensación de libertad. 


Sin necesidad de alas, puedo volar hacia ese mundo mágico de niños alegres que con simples juegos son capaces de formar un hermoso paisaje de felicidad.


Para mí, esos minutos eran los mejores en la primaria. Era mi oportunidad de estar más cerca de él, de ese chico que me hizo sentir mariposas en mi panza por primera vez.

"Vení, te necesitamos en mi equipo", me decía él y caía rendida a sus pies.

Por desgracia, y como era un dios que iluminaba todo con su ojos, no era la única nena que estaba enamorada de ese hermoso chico. Había tres chicas que le hacían “marca personal”. Pero en el recreo, era solo mío.


En realidad yo era la 10 y el 9, era él. Mi misión era controlar el balón, llegar al área y pasársela para que, con su lindísimo pie derecho, la clavara en el ángulo.


Para qué describir el momento del abrazo de gol. El mundo se detenía. Él y yo nos uníamos en ese contacto eterno. Nada era mejor. Todo era perfecto. Fútbol y amor.


Pero cuando marchaba todo de maravillas, aparecieron los estúpidos estereotipos de típica institución con reglas y normas: “La nena juega al fútbol con varones, eso no es normal”, era el versito.


El profesor de Educación Física y la señorita de segundo grado eran Alemania y Brasil, mis rivales a vencer, sea como sea.


El psicólogo al principio fue amable. Me hacía que dibujara a mamá, a papá y a mi hermano. Pero yo no dejaba de pensar en él y en ella: en el chico de mis sueños y en la pelota en el playón.


Quería jugar al fútbol, quería sentir el sudor en mi frente y los golpes del defensor central que me esperaba con los tapones de punta. Quería salir al recreo y escuchar su voz diciendo: “Vení, te necesitamos en mi equipo”. 


Cuando terminó la primaria, él se fue. Pero ella me siguió. Me sigue sin descanso hasta hoy. 


Terminó un amor y comenzó otro. Un amor de verdad. Un amor para siempre. Un amor redondo.



#pelota #fútbol #niña


1 comentario

Seguinos

  • Instagram - Negro Círculo